Pages Menu
Categories Menu

Posted in Patriarch, Speeches and Interviews FT

[FR] Discurso del Patriarca Fouad en el Estadio de Amán

Santísimo Padre,

Hoy todos los ciudadanos de Jordania, musulmanes y cristianos, toda la Asamblea de los Ordinarios Católicos de Tierra Santa. Todos los cardenales, los patriarcas, los Obispos y el clero de Medio Oriente, todos nuestros queridos amigos e invitados venidos de países árabes vecinos y del mundo entero para rezar con Vuestra Santidad y expresarle su afecto y su amor, todos nosotros estamos orgullosos de acogeros, a Vos y a vuestra delegación, y de deciros: Ahlan wasahlan, Bienvenidos, seáis calurosamente Bienvenidos en nuestro Reino Hashemita de Jordania, nuestra patria bien amada.

Al presentarme humildemente delante de Vuestra Santidad, en nombre de los ciudadanos en general y de la comunidad católica en particular, no puedo dejar de evocar los lazos excepcionales que unen al Vaticano y Jordania, y especialmente nuestra querida Familia Real y los Sucesores de San Pedro. Nosotros tenemos el ardiente deseo de ofrecerle hoy la hospitalidad y la jovialidad propias de los árabes jordanos. Nosotros esperamos que Vos apreciéis vuestra estadía entre nosotros tanto como nosotros apreciamos vuestra presencia en medio de nosotros.

Querido Santo Padre, además de ser el Vocero de la verdad, del amor, de la libertad y de la paz en el mundo, nosotros os acogemos de todo corazón en cuanto sucesor de San Pedro, investido por el Señor para confirmar a vuestros hermanos en la fe y vuestros hermanos en la comunidad, al mismo tiempo que tenemos los ojos vueltos a Vos como nuestro Santo Padre bien amado, firmemente persuadidos de que esta visita nos confirmará en la fe.

Querido Santo Padre, los caminos de Dios no pertenecen más que a Dios. Hace cinco días hemos vivido la Jornada Mundial de oración por las vocaciones. Este reciente evento me ofrece la ocasión de daros las noticias del estado de las vocaciones en Tierra Santa. Debo admitir que tenemos algunos problemas: por primera vez en nuestra historia, nuestro gran seminario de Beit Jala está lleno… al punto que tenemos que comenzar a agrandar los edificios para alojar a más seminaristas. Querido Santo Padre, unid vuestra acción de gracias a la nuestra y agradeced al Señor por sus bendiciones, como nosotros nos unimos a vuestra plegaria para “que los laicos y las comunidades cristianas sean promotores responsables de las vocaciones sacerdotales y religiosas.”

Sí, ¡es una gracia asombrosa! A pesar de la emigración, del número cada vez mas limitado que somos en Tierra Santa, tenemos abundantes vocaciones… La mayor parte vienen de nuestras escuelas parroquiales de Jordania, donde la estabilidad política, fruto de un gobierno sabio y continuo, ofrece un medio propicio para el crecimiento de los valores familiares, terreno fértil de estas vocaciones. Es entonces, en la alegría y el entusiasmo que nos preparamos a entrar, el 19 de Junio próximo, en “el año del sacerdocio”.

Es de estas familias cristianas árabes que ha nacido la Congregación de las Hermanas del Rosario. La única Congregación autóctona. En nombre del Patriarcado Latino y de las Hermanas del Rosario, os estamos muy agradecidos, querido Santo Padre, por la futura beatificación de su fundadora, Hermana María Alfonsina. En nuestra misión en Tierra Santa, las Hermanas del Rosario son verdaderamente nuestras principales colaboradoras, como las otras Congregaciones religiosas, que nos apoyan generosamente. Para todas, le pedimos vuestra bendición.

Vuestra Santidad, es el más grande orgullo del Patriarcado Latino, el haber dado dos Obispos al Norte de África durante los últimos cinco años, y de colaborar así con nuestra Iglesia Madre de Roma, dondequiera que la necesidad se haga sentir.

Querido Santo Padre, el Reino Hashemita de Jordania es reputado por su natural acogedor y amistoso. Una de las pruebas más sorprendentes de ello son los millones de refugiados, así como los trabajadores asiáticos y extranjeros, que han sido acogidos sobre este suelo bendito. Recientemente, después de la invasión americana en Irak, más de un millón de iraquíes han encontrado refugio en Jordania. Casi cuarenta mil de ellos son cristianos… Sabemos Santo Padre, como Vuestra Santidad toma personalmente, de corazón, la cuestión de los refugiados. Deseamos aseguraros que nuestra Diócesis ha hecho todo lo posible para llevarles la atención pastoral que necesitan… Su presencia, mas allá del desafío inmenso que ella ha suscitado, ha representado para nuestro pueblo y nuestro gobierno una ocasión extraordinaria de vivir las Bienaventuranzas y de poner en práctica con respecto a ellos la convivencia y la solidaridad jordanas tradicionales.

Querido Santo Padre, Sucesor de Pedro, nuestro queridísimo Pastor… desde lo más hondo de nuestros corazones llenos de alegría, nosotros volvemos a deciros: ¡Bienvenido! ¡Bienvenido a Jordania! Os suplicamos, que recéis por nosotros y que bendigáis a nuestro País y a nuestro pueblo.

+ Fouad Twal, Patriarca

Stadio de Amán, 10 Mayo 2009